Skip to main content

Ralsina.Me — Roberto Alsina's website

Sandra Pitta diciendo pavadas, volumen 53

Acá es­tá el vi­deo, des­pués lo trans­cri­bo y char­la­mo­s.

... pa­ra po­der co­mu­ni­car­no­s, pa­ra po­der en­ten­der­nos en­tre no­so­tro­s.

Es­e, es­a, ese con­sen­so, esa con­ven­ción es fun­da­men­tal cuan­do uno en­se­ña por­que pa­ra trans­mi­tir co­no­ci­mien­to con cla­ri­dad ehhh que esa con­ven­ción tie­ne que ser res­pe­ta­da, no?

El len­gua­je co­mo he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción la usan am­bas par­tes. Si una de las par­tes se rehú­sa a adap­tar su ma­ne­ra de ha­blar por­que "es la co­rrec­ta" le es­tá dan­do prio­ri­dad a su au­to­ri­dad an­tes que a la co­mu­ni­ca­ció­n. Los alum­nos ce­den en su len­gua­je TO­DO EL TIEM­PO, jus­ta­men­te por­que no tie­nen la au­to­ri­da­d.

Eh, a mi me pa­re­ce que eh, jus­ta­men­te ese ti­po de eh, de si­tua­ción es muy im­por­tan­te -- es­pe­cial­men­te en los ni­ve­les ini­cia­les de la edu­ca­ción -- que es­ta con­ven­ció­n, que es­tas con­ven­cio­nes tie­nen que ser res­pe­ta­da­s.

Los bue­nos do­cen­tes, en cam­bio, pre­fie­ren co­mu­ni­car­se con sus alum­no­s, por­que pre­fie­ren usar el len­gua­je co­mo he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción y no co­mo he­rra­mien­ta de im­po­si­ción de au­to­ri­da­d.

No­so­tros es­ta­mos atra­ve­san­do en es­te mo­men­to lo que yo con­si­de­ro que es una de las ma­yo­res tra­ge­dias edu­ca­ti­vas que vi­vi­mos en la Ar­gen­ti­na y no po­de­mos dar­nos el lu­jo de, eh, in­tro­du­cir cam­bios mor­fo­ló­gi­co­s, arte­fac­tos que sus cu­yas con­se­cuen­cias no co­no­ce­mo­s.

Co­no­ce­mos las con­se­cuen­cias de ne­gar­se a acep­tar los cam­bios que su­ce­den en el len­gua­je? Bue­no, sí. Una de las con­se­cuen­cias son do­cen­tes con un len­gua­je im­pos­ta­do, que di­cen "pa­la­bras alu­si­va­s" en el "so­lem­ne ac­to" por el "na­ta­li­cio del ge­ne­ra­l".

Otra es la fal­ta de co­ne­xión en­tre los alum­nos y el con­te­ni­do que se les en­se­ña.

Lo di­go des­de mi po­si­ción de le­go que nun­ca dió cla­ses en ni­vel ini­cia­l, la mis­ma que tie­ne la far­ma­céu­ti­ca Pi­tta, que ja­más lo hi­zo tam­po­co.

Lo que no­so­tros te­ne­mos que ha­cer es eh, real­men­te ga­ran­ti­zar la me­jor edu­ca­ción po­si­ble pa­ra pa­ra los ni­ño­s, pa­ra las ni­ña­s, pa­ra los ado­les­cen­tes, pa­ra que esa edu­ca­ción los ha­bi­li­te a ellos a de­fen­der en el fu­tu­ro sus de­re­cho­s.

Por ejem­plo el de­re­cho a que se res­pe­te su ma­ne­ra de ha­blar y no se los tra­te co­mo ciu­da­da­nos de se­gun­da? Ok.

Aho­ra, hay dos pun­to­s, bue­no, hay un pun­to que a mí me afec­ta fun­da­men­tal­men­te que es eso de que -- a ve­r, yo en­tien­do per­fec­ta­men­te bien que los cam­bios en, que los idio­mas no son in­mu­ta­ble­s, que los idio­mas son di­ná­mi­co­s, que hay cam­bio­s, pe­ro esos cam­bios nun­ca se dan de arri­ba ha­cia aba­jo. Los cam­bios que son de arri­ba ha­cia aba­jo son au­to­ri­ta­rio­s.

Y por eso pro­po­ne que ha­ya una re­gla de que no se use len­gua­je in­clu­si­vo en las es­cue­la­s, re­gla que se­rá im­pues­ta por el go­bierno a tra­vés de las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas y que en ca­so de no ser cum­pli­da ten­drá las san­cio­nes co­rres­pon­dien­tes.

Epa.

Si us­te­den han leí­do, es­te, la no­ve­la de 1984 de Orwe­ll [i­nin­te­li­gi­ble] la Neo­len­gua ca­sual­men­te se re­fie­re a eso, no? A tra­tar de con­tro­lar el pen­sa­mien­to a tra­vés de una Neo­len­gua. Los cam­bios se dan na­tu­ral­men­te en la so­cie­da­d.

Sí, pe­ro cuan­do se te cru­za un cam­bio vos que­rés man­te­ner el sta­tus quo. Ten­go que ad­mi­tir que a Orwe­ll no se le ocu­rrió el con­cep­to de una len­gua que NO cam­bia pa­ra man­te­ner una so­cie­dad an­qui­lo­sa­da e in­mu­ta­ble.

Y esos cam­bio­s, eh, si si son va­li­da­dos mis­mo por la so­cie­dad son in­cor­po­ra­dos y son des­pués acep­ta­do­s, bue­no, ya co­no­ce­mos to­do ese pro­ce­di­mien­to en­ton­ces to­do lo que ven­ga de arri­ba ha­cia aba­jo, a mi en­ten­der es au­to­ri­ta­rio y no de­be­ría­mos acep­tar­lo.

¿En­ton­ces por qué quie­re que ha­ya una nor­ma "de arri­ba ha­cia aba­jo" prohi­bien­do el len­gua­je in­clu­si­vo? Ah, por­que so­lo es au­to­ri­ta­rio cuan­do lo ha­ce otro.

Y, eh, quie­ro re­fe­rir­me a al­go que pa­só, bue­no, el día ese que no pu­di­mos ha­blar jus­ta­men­te eh, a mi me ha­bía lla­ma­do mu­cho la aten­ción al­go que es­ta­ba pa­san­do en Irán, y lo trai­go por al­go en par­ti­cu­la­r. Ese día ha­bían sali­do las mu­je­res en Irán a sa­car­se el [hi­ja­b] que es una, es un, es al­go que las opri­me, es eh, real­men­te es una so­cie­dad que, que, que pe­na­li­za in­clu­si­ve ser mu­je­r, la co­mu­ni­dad LGBT no pue­de salir a pro­tes­tar en Irán.

Mas allá de que ese pá­rra­fo es, sin­ce­ra­men­te, una en­sa­la­da ... en twi­tter ex­pli­có que lo di­jo por­que en Irán los pro­nom­bres no tie­nen gé­ne­ro y de to­das for­mas no hay igual­dad de gé­ne­ro.

Des­em­pa­que­te­mos esa pe­lo­tu­dez gi­gan­te así ve­mos las pe­lo­tu­de­ces mas chi­qui­tas de las que es­tá cons­truí­da.

1) En Irán no hay pro­nom­bres con gé­ne­ro.

Bue­no, en far­si no los ha­y. No es lo mis­mo el país que el idio­ma, Pi­tta. Pe­ro no los hay en far­si mo­derno.

¡En far­si an­ti­guo sí! Por­que jus­ta­men­te la pér­di­da del gé­ne­ro en los pro­nom­bres es un pro­ce­so muy co­mún en los len­gua­je­s.

Pro­ce­so que sos­pe­cho, es­ta­mos em­pe­zan­do a pre­sen­ciar en el cas­te­llano.

2) No te­ner pro­nom­bres con gé­ne­ro no evi­ta la opre­sión

Na­die di­jo que así fue­ra. Hay tan­tos pro­ble­mas ló­gi­cos en esa afir­ma­ción que va a lle­var un par de pá­rra­fo­s.

Al ser una so­cie­dad más igua­li­ta­ria, hay gru­pos de per­so­nas que pi­den que esa igual­dad se re­fle­je en el len­gua­je.

Es de­ci­r: igual­dad => pro­nom­bres sin gé­ne­ro, no al re­vé­s.

Al afir­mar que "co­mo en Irán no tie­nen pro­nom­bres con gé­ne­ro y de to­das for­mas hay opre­sió­n" eso tie­ne al­gu­na re­le­van­cia en la si­tua­ción lo­cal en Ar­gen­ti­na es­tá co­me­tien­do una bru­ta afir­ma­ción del con­se­cuen­te.

Fi­nal­men­te ... si leen to­do lo que di­jo. Al­guien me ex­pli­ca cuál era el "pun­to que [a ella la] afec­ta fun­da­men­tal­men­te"?

PD: Al­guien que en una pre­sen­ta­ción en un ám­bi­to for­ma­l, pu­dien­do lee­r, es así de im­pro­vi­sa­da e in­co­he­ren­te ... ver­güen­za aje­na.


Contents © 2000-2022 Roberto Alsina